Dos pagadores (o más) en la declaración de la renta

- 03/04/2021 -

Alberto Aguza Millán

dos-pagadores-renta

Cuando hacemos frente a la declaración de la renta habiendo tenido dos pagadores durante el año anterior, es habitual pensar que irremediablemente el resultado de esa declaración será a pagar. Pues bien, si sigue leyendo descubrirá las claves para desmontar este mito tan arraigado como falso.
Así, podríamos resumir en dos puntos importantes lo que necesita saber para paliar los posibles efectos de tener dos pagadores, y son, saber si está obligado a presentar la renta, y anticipar una posible retención insuficiente por parte de sus pagadores. Veamos cada uno de ellos.

Para saber si tendrá obligación de presentar la declaración debe saber que la Agencia Tributaria establece que aquellas personas con rendimientos provenientes de dos o más pagadores estarán obligadas a presentar la declaración si sus rentas totales superan los 14.000€ anuales (para el año 2021), y a partir de su segundo pagador y siguientes en su conjunto reciben al menos 1.500€ anuales.
Es importante señalar que bajo estas condiciones también se encuentran personas que hayan compaginado varios trabajos a lo largo del año, que han encontrado trabajo después de cobrar alguna pensión (puesto que éstas también se consideran rentas del trabajo) o que han cambiado de trabajo durante el año. Estas circunstancias suelen provocar que se superen esos 1.500€ del segundo pagador (y siguientes) y por tanto provoque la obligación de presentar la declaración.

calculo-irpf

Haz click en la imagen para acceder a la calculadora de retención de la AEAT

Veamos ahora cómo podemos solventar el problema más habitual que se da cuando nuestros ingresos provienen de dos pagadores (o más). En estos casos, cada pagador retendrá al trabajador considerando únicamente la relación laboral que mantiene con cada uno de ellos (sin tener en cuenta a los demás pagadores). Así, es bastante probable que cada pagador por separado retenga una cuantía menor a la que correspondería si tenemos en cuenta la suma de las cantidades percibidas por todos los pagadores en su conjunto. Esta práctica no es reprochable al responsable del pago (empresa, SEPE, INSS), puesto que cada uno de ellos suele cumplir con la obligación de retener en función de lo pagado. Es por tanto responsabilidad del empleado solicitar el porcentaje de retención a cada uno de sus pagadores que sí tenga en cuenta la totalidad de las percepciones que presumiblemente percibirá a lo largo del año en su conjunto (de hecho, el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en su art. 88.5 recoge expresamente esta posibilidad).

En cualquier caso, y aunque la declaración le salga a pagar, es rotundamente falso que, con dos pagadores o más, pagará más impuestos que el resto de trabajadores. De hecho pagará exactamente lo que le corresponda en función de muchas variables, como por ejemplo su situación personal y familiar, pero en ningún caso el número de pagadores influye en la cantidad de impuestos a pagar.