Acompañar a un familiar al médico no da lugar a un permiso retribuido

- 06/05/2021 -

Alberto Aguza Millán

dos-pagadores-renta

Cuando se nos presenta la circunstancia de tener que acompañar a un familiar al médico en horario de trabajo, pensamos con cierta lógica que se trata de un acto respaldado legalmente, pues podríamos estar hablando de un deber inexcusable de carácter personal. Y es que, si pudiéramos catalogarlo como tal, estaríamos ante uno de los casos recogidos en el artículo 37.3 d) del Estatuto de los Trabajadores.

Pues bien, el Tribunal Supremo declaró en una sentencia del día 9 de diciembre de 2020, que en el caso anteriormente expuesto no estaríamos ante un permiso retribuido con el cual poder atender deberes inexcusables de carácter público y personal, y por tanto no podríamos ampararnos en el antes citado artículo 37.3 d) del Estatuto de los Trabajadores.

cgpj

Haz click en la imagen para acceder a la sentencia

La resolución de la Sala de lo Social ha concluido que el referido permiso regulado en el Estatuto de los Trabajadores está vinculado a la existencia de un deber del trabajador que deberá reunir sin excepción cada una de las siguientes características:
- Que nos encontremos ante un deber inexcusable;
- Que dicho deber sea de carácter público;
- Que el deber sea de carácter personal.

La sentencia viene a considerar que los deberes que emanan de las obligaciones familiares y de cuidados, no han de ser prestados de forma personalísima e insustituible por parte del empleado, sino que además resulta muy complicado catalogarlos como obligaciones de carácter público. Es más, dichas obligaciones pertenecen al más estricto ámbito privado y familiar y, por ello, estamos ante un permiso que en ningún caso encajaría en la previsión específica del artículo 37.3 d) del Estatuto de los Trabajadores.

El antes mencionado artículo venía siendo el justificante legal usado ante la falta de regulación legal o convencional que prevea un permiso específico para acompañar a un familiar a la consulta médica, pero el pronunciamiento del Supremo ha delimitado claramente su ámbito de aplicación.

En definitiva, lo que ha venido a poner de manifiesto esta sentencia es la necesidad de introducir una regulación expresa en los convenios colectivos o en los reglamentos internos empresariales en los casos en los que se pretenda conceder un permiso retribuido para que los empleados puedan acompañar un familiar al médico, regulando las cuestiones más habituales que afectarían al ejercicio de ese derecho, como el grado de los familiares que pueden generar el permiso, su duración, etc.